El día después de la celebración del “Día de la Tierra 2019”, se publicó en el Diario Oficial de la Federación de México, la versión actualizada del Programa de Manejo del Parque Nacional Bahía de Loreto, abrogando la versión del 2002 y oficializando los resultados de un extenso proceso que comenzó hace más de 10 años, cuando a través de numerosas audiencias públicas y diferentes procesos participativos en Loreto y sus alrededores, se desarrolló un consenso comunitario.

En aquel tiempo, científicos, pescadores, proveedores de servicios turísticos, conservacionistas, economistas, además de varias organizaciones y asociaciones de la sociedad civil, se reunieron por medio de facilitadores, para realizar una revisión que redefiniera un nuevo programa que abordara los principales desafíos del parque, incluidos los ecosistemas degradados, la pérdida de biodiversidad, la pérdida de biomasa, la pesca ilegal y la falta general del cumplimiento de las reglas del parque.

Se dedicaron miles de horas a la capacitación y al consenso para el diseño y facilitación de un proceso participativo que examinara y revisara el programa de manejo de la manera más eficaz y equitativa para que los recursos naturales del parque se mantengan y se recuperen. Como lo menciona el presidente ejecutivo de Eco-Alianza, Hugo Quintero, “El objetivo planteado y reafirmado tras muchas audiencias públicas, fue el de restaurar la biodiversidad y la productividad de la pesca con el manejo de sub-zonas de recuperación y preservación marina dentro de nuestra Área Marina Protegida”.

Después de ese momento, las realidades políticas resultaron en acciones poco perceptibles, una vez que el programa fue presentado a las autoridades. Y por los siguientes 10 años, a pesar de la considerable promoción hacia el mismo, no hubo un progreso real hacia su declaración formal.

Recientemente el Consejo Asesor del Parque, el cual incluye representantes de todos los sectores sociales, consideró continuar luchando por la declaratoria del programa revisado y actualizado. Después de un retraso de muchos años en espera de su oficialización, el Consejo votó para continuar abogando por su declaración publicada. Eco-Alianza junto con otros defensores de la conservación, de manera particular también continuaron abogando por la aprobación del programa. Estos esfuerzos conjuntos finalmente resonaron ante el gobierno federal recientemente elegido.

En las próximas semanas, Eco-Alianza comenzará el proceso de difusión de la información sobre el Programa de Manejo publicado, a través de talleres y platicas invitando a la participación de todos los sectores de la comunidad Loretana. El propósito de este esfuerzo de divulgación es aumentar el conocimiento y la comprensión del actualizado Programa de manejo. Buscamos ayudar en su implementación a través de la comprensión y el respaldo de la comunidad, como una visión común en apoyo a las prácticas responsables de pesca y actividades turísticas, siempre con la participación ciudadana en la gestión de nuestros recursos del área natural protegida.

En ese sentido, el nuevo Programa utiliza la sub-zonificación como una herramienta de planificación técnica y dinámica para ordenar los núcleos y las zonas de amortiguamiento a detalle, explica Hugo. “En 2009, estas sub-zonas fueron determinadas por el consenso de la comunidad, considerando dos criterios: El primero, un criterio ecológico que consideró los diferentes ecosistemas presentes en el Parque, enfatizando el grado de conservación, la presencia de especies endémicas y las áreas de agregación ocupadas por las especies para su reproducción, alimentación y/o anidación. El segundo criterio considerado es el de uso: que responde a las necesidades de los diferentes sectores de la comunidad local que desarrollan actividades dentro del parque, como pescadores (comerciales y deportivos), proveedores de servicios, turistas, visitantes locales e investigadores”.

El programa ahora divide el parque en 7 sub-zonas diferentes, compuestas por 50 polígonos para el total de sus 206,580 hectáreas. 15 de sus polígonos protegen hábitats críticos para la biodiversidad, protegen además ecosistemas no comunes, o están reservados para mantener la salud genética de las poblaciones de peces. Estas sub-zonas suman aproximadamente 6,000 hectáreas, o el 3% del área del Parque.

Durante los últimos meses, anticipando la aprobación del Programa, Eco-Alianza ha trabajado en el desarrollo de aplicaciones de mapeo basadas en Sistemas de Información Geográfica (SIG), que detallan todo el nuevo Programa de Manejo para la administración del parque, y especialmente las sub-zonas de preservación que se presentan allí. En última instancia, estos sistemas en línea estarán disponibles abiertamente y podrían ser fundamentales para involucrar a los miembros de la comunidad a medida que se implemente el Programa.

Como nos señala Hugo Quintero, “Es importante que todos recordemos lo que está en juego aquí: un Área Natural Protegida (ANP) de importancia mundial, que además tiene dos nombramientos: Patrimonio Mundial Natural de la Humanidad, y sitio Ramsar, un Parque Nacional y uno de los santuarios más importantes de nuestro planeta para las ballenas azules, el animal más grande que jamás haya vivido en la Tierra. Nuestro objetivo es fortalecer la participación de la comunidad para preservar los recursos naturales de nuestro océano y alentar el uso responsable, sostenible y rentable de estos recursos para las generaciones futuras. Eco-Alianza apoya las tradiciones y las necesidades de justicia social de cada sector”

Una versión resumida en inglés del Plan de Manejo actualizado estará disponible a través de Eco-Alianza en un futuro cercano. Para ver la versión actual del programa en español, haga clic aquí:

http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5558313&fecha=23/04/2019